El bosque eterno de los niños

Las grandes historias comienzan con pequeñas acciones, así surgió la reserva natural más grande de Costa Rica “El Bosque Eterno de los Niños”. En 1987, en una pequeña escuela rural de Suecia, un trabajo escolar sobre el medio ambiente impulsó al niño de nueve años Roland Teinsuu a preguntar qué podía hacer para mantener, a salvo de la destrucción, el bosque y los animales que habitan en la selva tropical. La pregunta de Roland y la guía de la profesora Eha Kern fueron el origen de El Bosque Eterno de los Niños, que es el nombre que reciben las seis hectáreas del bosque lluvioso de Costa Rica que Roland Teinsuu y sus compañeros consiguieron comprar, para evitar su desaparición, y que actualmente ya asciende a más de 22.000 hectáreas, la reserva privada más grande de Costa Rica, gracias a donaciones de niños provenientes de 44 países.

En este territorio, administrado por la Asociación Conservacionista Monteverde, se pueden encontrar siete habitats diferentes, lo cual le permite una amplísima variedad de fauna y flora, y cerca de 500 especies de aves. Cuenta con dos estaciones para el estudio y observación de los ecosistemas naturales, lo cual ofrece la oportunidad de conocer el corazón de los bosques costarricenses, tanto en caminatas diurnas como nocturnas.

EDUCACIÓN AMBIENTAL, REFORESTACIÓN Y VOLUNTARIADO.

programasInvestigacionConservar, preservar y rehabilitar los ecosistemas tropicales y su biodiversidad, es el lema de este gran proyecto, principio que se desarrolla de una manera multidisciplinaria, a través de programas como el de voluntariado; el monitoreo de la fauna mediante la instalación de cámaras-trampa, destinadas principalmente a recopilar datos sobre las poblaciones de mamíferos en el lugar y zonas aledañas; la realización de educación ambiental como en el Centro Educativo Finca Steller; o aportando a la convivencia ciudadana mediante talleres e integraciones con la comunidad de vecinos.

La Asociación Conservacionista Monteverde trabaja con 20 escuelas locales promoviendo el conocimiento del bosque costarricense, la meta es asegurar la supervivencia a largo plazo el Bosque Eterno de los Niños, ayudando a los habitantes de la region a mejorar sus prácticas en el uso del suelo. Desde su inicio, esta organización ha estado active en proyectos de reforestación, de hecho se han sembrado más de 16 millones de árboles, gracias a esto se mejoró sustancialmente la conectividad entre parches de bosque en toda la region; hoy en día esta area forma parte del corredor biológico Pájaro Campana. El proyecto mantiene un vivero en el predio Finca Steller (La Tigra). Los árboles de este vivero son sembrados en el mismo bosque o se venden a los vecinos a bajo costo para la reforestación de sus propiedades.

El Bosque Eterno de los Niños es un laboratorio ideal, abarcando siete habitats diferentes y transectos altitudinales en el Pacífico y el Caribe. Este proyecto interactúa con voluntarios de todo el mundo, con quienes se adelantan procesos de conservación, ecoturismo, sostenibilidad y educación ambiental. Un ejemplo de éxtio y referente a seguir para todas las organizaciones que laboran por la protección de los habitats y su conocimiento.

RESERVA NATURAL LOS TANANEOS – REDACCIÓN.

Deja un comentario

Su email no será publicado.