top of page

Pino blanco (Vachellia macracantha)

Árboles de la Reserva

El Pino Blanco, conocido científicamente como Vachellia macracantha, es un árbol de tamaño mediano que puede alcanzar alturas de 10 a 15 metros. Su tronco es robusto, con una corteza grisácea que se fisura con la edad. Las ramas están adornadas con espinas largas y afiladas, lo que le da una apariencia distintiva. Las hojas son bipinnadas y delicadas, de color verde brillante. En la temporada de floración, produce racimos de flores pequeñas, amarillas y fragantes que atraen a diversos polinizadores. Los frutos son vainas alargadas, marrones cuando maduran, que contienen semillas duras y planas.

El Pino Blanco se encuentra predominantemente en las regiones del Caribe y los Andes. Prefiere suelos bien drenados y puede prosperar en condiciones semiáridas y áridas. Es un árbol resistente a la sequía y se adapta bien a diferentes tipos de suelo, desde arenosos hasta arcillosos. Entre las especies asociadas se encuentran insectos polinizadores como abejas y mariposas, así como aves que se alimentan de sus semillas.

Fruta de Pino blanco (Vachellia macracantha)

Las vainas y hojas tienen propiedades medicinales; se utilizan en infusiones para tratar problemas respiratorios y digestivos. Además, la corteza tiene propiedades astringentes y es utilizada en la medicina tradicional para curar heridas y tratar inflamaciones. Su resina es empleada en la elaboración de productos naturales para el cuidado de la piel.


Actúa como un fijador de nitrógeno, mejorando la fertilidad del suelo y beneficiando a otras plantas. Además, su capacidad para crecer en condiciones adversas lo convierte en una especie crucial para la reforestación y recuperación de tierras degradadas. Es un árbol clave en la lucha contra la desertificación y en la promoción de la biodiversidad.

Una antigua leyenda Wayúu dice que el Guaimaro fue un regalo de los dioses para asegurar la prosperidad de su pueblo. Según la leyenda, cuando los dioses vieron a los Wayúu sufriendo por la falta de alimentos, enviaron un espíritu protector que plantó el primer Guaimaro. Desde entonces, el árbol no solo proporcionó sustento con sus nutritivos frutos, sino que también se convirtió en un símbolo de vida y abundancia. Se dice que donde crece un Guaimaro, hay prosperidad y bienestar, un legado que los Wayúu transmiten de generación en generación.

Taxonomía:

  • Reino: Plantae

  • División: Magnoliophyta

  • Clase: Magnoliopsida

  • Orden: Fabales

  • Familia: Fabaceae

  • Subfamilia: Mimosoideae

  • Género: Vachellia

  • Especie: V. macracantha

  • Nombre Científico: Vachellia macracantha

Comments


bottom of page